Calendario     Eventos    Blog

Liderazgo Cristiano

Posted on 15 Jan 2016

Seminario: LIDERAZGO CRISTIANO (Compuesto por cinco conferencias)

Conferencia 1

Introducción: Un grupo de ranas corrían hacia la cima de una enorme montaña con muchísimos obstáculos y peligros en el camino. La montaña era tan alta y los impedimentos tan numerosos que muchas de las ranitas comenzaron a desanimarse en el camino y dejaron de correr, y gritaban a las otras: ¡NO PODRAN LLEGAR A LA CIMA! , ¡ES IMPOSIBLE QUE LLEGUEN! , ¡NUNCA LO LOGRARAN! y MUCHISIMAS RAZONES PESIMISTAS, logrando que se desanimaran prácticamente todas las ranas quedando solo una al final que siguió corriendo sin escuchar a las otras. Al final la rana que permaneció corriendo llegó a su objetivo. Tiempo después las otras ranas le preguntaron como hizo para lograr llegar a la cima. Ella no respondía nada, y se acercó su padre y dijo: “no les escucha, es sorda”.
No escuches a las personas que intentan desanimarte, sigue tu camino, confía en Dios, y cree en las habilidades que él ha puesto en ti, y no te desanimes, perseverando cumpliremos el plan de Dios para nuestra vida…

Tema: DISEÑADOS Y LLAMADOS POR DIOS PARA LIDERAR

I. EL GÉNESIS DEL HOMBRE:

A. Ser imagen y semejanza de Dios implica liderar, Gén. 1:26.

“Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra”.

Nota: Dios crea al hombre y la primera función y responsabilidad que le entrega es “señoree”, ésta palabra viene de un término hebreo radá, que además traduce: estar a cargo, dirigir, ejercer dominio. Desde el comienzo el hombre recibe una delegación: dirigir o administrar.

B. Dios le entregó al hombre autoridad, Gén. 1:28.

“Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla,

y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que

se mueven sobre la tierra”.

Nota: Dios le dice aquí al hombre: “sojuzgad la tierra”, el término hebreo para sojuzgad aquí es kabásh, que además significa: conquistar, someter. Para hacer esa voluntad divina, Dios equipa a Adán con autoridad y le entrega lo suficiente para hacerlo y hacerlo bien.

C. Dios creó al hombre con la habilidad para liderar, el hombre debe tener la aptitud para hacerlo.

Nota: Dios nunca nos manda a hacer algo sin habernos equipado para hacerlo.

II. LA CRISIS DE MOISÉS:

A. Detrás de todas las complicaciones en la vida de Moisés, estaba Dios preparándolo.

Nota: Dios había diseñado en el cielo, que Israel sería liderado por Moisés, cómo todo líder debía ser preparado y equipado para glorificar a Dios con su labor. Aunque a veces no entendemos los sucesos de nuestra vida, Dios sí está al tanto de su plan con nosotros, él siempre ve lo que hay adelante.

B. Generalmente ante el llamado a liderar surgen las excusas, los miedos y una lucha interna.

Nota: Moisés se sintió incompetente y nada preparado para liderar. En la Escritura muchos líderes tuvieron la misma lucha. Veamos el caso de Moisés:

1. Luchó con su identidad: Éx. 3:11-12,14, “¿Quién soy yo?” (Dios responde: “Ve, porque yo estaré contigo… les dirás: YO SOY EL QUE SOY me envió a vosotros”, algo así: “como no importa quién eres, lo importante es quién soy yo” y Dios es todopoderoso… es todo suficiente, tiene vida en sí mismo…

2. Luchó con la incertidumbre del futuro: Éx. 4:1, “He aquí que ellos no me creerán, ni oirán mi voz” (Dios le da poder y le dice: “ellos creerán”, confía en mí). El miedo es derrotado por la fe en Dios y en su poder.

3. Luchó con su incompetencia: Éx. 4:10, “soy tardo en el habla y torpe de lengua” (Dios le responde: “¿Quién dio la boca al hombre? ¿No soy yo Jehová? ve, y yo estaré en tu boca, y te enseñaré lo que hayas de hablar”.

4. Luchó con un sentimiento de inferioridad: Éx. 4:11, “te ruego, envía a cualquier otra persona” (Dios le concede que su hno Aarón vaya con él, pero sigue llamando a Moisés).

III. LAS BASES DEL LIDERAZGO EFECTIVO:

A. Perciben una necesidad real.

Nota: En su época de Nehemías se destacó por ser sensible y lograr percibir la necesidad mostrada por Dios e involucrarse por dirección divina en la solución.

B. Poseen un don (dado por Dios).

Nota: Tienen un don que concuerda perfectamente con la necesidad del momento, son competentes en el área…

C. Despliegan una pasión.

Nota: En el líder se despierta una pasión que lo consume, ésa pasión es irresistible para muchos y por tanto él la comparte y muchos se involucran. La pasión suple la falta de recursos. No cabe duda, es bueno tener recursos, sin embargo muchos de los jueces de Israel no eran ricos ni en dinero, ni en personas, ni en talentos cuando empezaron. Gedeón tuvo miedo. Sansón estaba falto de una moral firme. Jefté era impetuoso. Parece ser que Ibzán, Elón y Abdón eran personas ya mayores en edad. Esto no detiene a las personas si tienen pasión.

D. Persuaden a las personas.

Nota: Cuando Jesús aparece en Galilea predicando el evangelio del Reino, muchos comienzan a seguirlo, y se dedica a doce discípulos en especial (luego aparecen 70 más). Los líderes no actúan solos, tienen seguidores. Tienen que tenerlos, debido a que tienen una causa más grande que ellos. Necesitan de los demás para llevarla a cabo. Te invitamos a leer “Trabajo en equipo”

E. Persiguen un propósito.

Nota: Es difícil, casi que imposible, separar liderazgo de propósito. Liderar sin un claro sentido del propósito dado por Dios es caminar hacía resultados dispersos, confusos y desalentadores. El líder debe caminar hacía metas específicas (hay una visión, cuando no hay visión estamos caminando a ciegas).

Conclusión: Somos creación de Dios, y él es líder por excelencia. Las diferentes etapas de nuestra vida (incluso las más difíciles) han formado parte de nuestro crecimiento integral, acercarnos a Dios es conocer con mayor claridad la razón de nuestra vida en la tierra, acercarnos a Dios es permitir que él sane lo que ha afectado nuestro liderazgo. Debemos aplicar los dones que Dios nos ha dado y ayudar a otros a conocer su diseño y propósito, para que juntos honremos a Dios haciendo lo que debemos hacer.

Seminario: LIDERAZGO CRISTIANO

Conferencia 2

Introducción: Un hombre edificó su casa. Y la embelleció con un jardín interno. Plantó un roble y una hiedra. Con el tiempo la hiedra caminaba sobre los tejados, y el roble crecía silenciosa y lentamente. -¿Cómo estas, amigo roble?, preguntó una mañana la hiedra. -Bien, mi amiga, contestó el roble. -Eso dices porque nunca llegaste hasta esta altura– agregó la hiedra con mucha ironía y burla-. -No te burles, amiga, recuerda que lo importante no es crecer deprisa, sino con firmeza. Entonces la hiedra se burló.
Y el tiempo transcurrió, el roble creció con su ritmo firme y lento. Las paredes de la casa envejecieron. Una fuerte tormenta sacudió la casa y su jardín. El roble se aferró con sus raíces para mantenerse erguido. La hiedra se aferró con sus ventosas al viejo muro para no ser derribada. Al amanecer, el dueño de la casa recorrió su jardín, y vio que la hiedra había sido desprendida de la pared, y estaba enredada sobre si misma, en el suelo, al pie del roble. Y la arrancó, y la quemó. Mientras tanto el roble reflexionaba: “Es mejor crecer sobre raíces firmes y construir un tronco fuerte, que ganar altura con rapidez, sobre cimientos superficiales”.

Tema: EL CORAZÓN DE UN LÍDER

I. EL LÍDER QUE DIOS USA.

A. Tiene un gran propósito en la vida

Nota: Al acercarse a Dios, el hombre comienza a darse cuenta que es un diseño divino, que nació para un propósito específico y glorioso, esta verdad despierta una fuerte pasión, que le llevará a superar los obstáculos que le impidan alcanzar esa meta (ej: Jesús… Pablo el apóstol…)

B. Tiene una disposición total para Dios

Nota: Cuando Pablo se encuentra con el Señor camino a Damasco, hace las siguientes preguntas (preguntas que todo líder debe hacer): ¿Quién eres, Señor? Y ¿qué quieres que yo haga? Es fundamental que el líder conozca a Dios y que también conozca su misión en la tierra. Pablo expresa su disposición para conocer su razón de vida y vivirla.

C. Mantiene una actitud piadosa hacia Dios.

Nota: Es decir mantiene una comunión íntima con Dios y es un estudioso de la Escritura. Los buenos reyes de Israel, tienen un factor en común: buscaron a Dios.

D. Procura el servicio bajo la unción del Espíritu Santo, Jn. 13:14-15.

Nota: La palabra servicio en la Escritura es el corazón del liderazgo. Jesús nos lo enseña en Jn. 13… lava los pies a sus discípulos… La unción del E.S. es fundamental para prestar un efectivo servicio a Dios, es decir que propenda por la extensión del reino de Dios y que procure la gloria del Señor y no la de los hombres.

II. LA SEGURIDAD EN EL CORAZÓN DE UN LÍDER.

A. Es lo suficientemente seguro para delegar poder y autoridad a otros, Mt. 10:1.

Nota: Observemos el caso de Jesús, quien delegó poder y autoridad en sus discípulos, aunque llevaban poco tiempo con él. Es un riesgo, es volver a creer, compartió lo que tenía. Un líder seguro tiene las siguientes características:
a. Está enfocado en el servicio. (Jesús lavó los pies de sus discípulos, atendía a miles y miles de personas, enseñaba…no procura los primeros lugares).
b. Saca fortaleza de su identidad. (sabe de dónde viene y para donde va, es consciente de quien es).
c. Procura agregar valor a otros (alienta, anima, impulsa al otro).

B. Un líder inseguro se enfoca en el título, quiere ser visto, y quiere obtener posición.

Nota: Un ej: de esto, lo vemos en el rey Saúl, rey de Israel. Por sus problemas de identidad y por el constante miedo de su corazón, quería la aprobación pública del profeta Samuel, también quería matar a David (aquel que iba a ocupar el trono, pues Dios ya lo había dicho), consultó a una adivina y aún quiso matar a su propio hijo Jonathan.

III. LA INTEGRIDAD ES EL FUNDAMENTO DE UN BUEN LIDERAZGO.

A. Integridad desde la Escritura es: pureza, sinceridad, verdad, rectitud, sinceridad, sin tacha.

Nota: La Biblia usa éste término por ej: en Noé, un hombre recto e íntegro en medio de una generación perversa. Un buen liderazgo opera sobre las bases de la confianza. Un líder integro genera confianza, ésta genera influencia y la influencia es liderazgo. Un carácter integro se construye:

a. Desarrollando disciplina personal.
b. Desarrollando seguridad e identidad personales.
c. Desarrollando convicciones personales, valores y ética.

B. El líder ante todo, es llamado a ser un ejemplo, Tit. 2:7-8.

Nota: La prioridad es el ser, la consecuencia debe ser el hacer. Es fundamental tener claro el orden de los fundamentos: las habilidades reposan sobre el carácter.

C. Razones por las que la integridad es fundamental:

a. El liderazgo funciona en base a la confianza.
b. Integridad es vivir la verdad primero, antes de liderar a otros.
c. El carisma atrae a la gente, pero sólo la integridad los mantendrá.
d. La integridad es una victoria, no un don.
e. Los líderes están para vivir en un estándar más alto que sus seguidores.

Conclusión: Los hijos de Dios debe crecer, madurar en el Señor. Nuestra sociedad actual, requiere líderes íntegros, honestos, y ejemplos de vida. La primera esfera de liderazgo es nuestra propia casa… cuando el líder se acerca a Dios, comienza una profunda transformación que impactará su entorno, su descendencia, pero ante todo Dios, su creador será glorificado. Ante nuestros errores y pecados, sólo Jesús puede darnos una ayuda real, vital y trascendente. Él te creó, por tanto te conoce, y puede conducirte a tu razón de vida.

Seminario: LIDERAZGO CRISTIANO

Conferencia 3

Introducción: En la historia se dice que existen hombres de fracaso, y se dice de uno que tuvo fracaso en los negocios y que cayó en banca rota esto sucedió en 1831. Este hombre fue derrotado cuando se postuló para la legislatura en 1832. Su prometida murió en 1835. Además, sufrió un colapso nervioso en 1836. Fue nuevamente vencido en las elecciones de 1848 y 1855. No tuvo éxito en su aspiración a la Vicepresidencia en 1856, y en 1858 fue derrotado en las elecciones para el Senado. Este perseverante hombre fue Abraham Lincoln, elegido presidente de los Estados Unidos en 1860. Lección: La perseverancia alcanza grandes metas, cuando nunca se deja de soñar.

Tema: UN LÍDER TIENE UN SUEÑO

(Es casi imposible separar liderazgo de Visión).

I. DEFINICIÓN Y COMPOSICIÓN DE UNA VISIÓN:

A. Una visión es una clara imagen de un mejor mañana, dada por Dios, y que promueve el creer y el actuar.

Nota: Todos los buenos líderes son guiados por una visión. No están satisfechos con mantener el status quo. Visión es un retrato de un mejor futuro. La pintura es interna y personal. La gente requiere líderes que les den esperanza, una pintura de hacia dónde deben ir. La Biblia (NVI) dice en Prov. 29:18 “Donde no hay visión, el pueblo se extravía; ¡dichosos los que son obedientes a la ley!”.

B. Ingredientes de una visión:
a. Claridad (Es cómo un mapa en su interior…).
b. Enfoque futuro (Ve mucho más allá de su presente).
c. Un regalo de Dios (No es humana, es inspirada por Dios).
d. Trae cambios positivos (Mejora las condiciones presentes al introducir el Reino de Dios).
e. Personas y tiempo escogidos (Es para gente y momento específicos).

Nota: Todos necesitamos formar parte de una visión… y llegar a cumplir tal meta… Por ej: a Abraham, Moisés, Josué, a David, a los doce, a Pablo, etc.

II. EL PROCESO DE UNA VISIÓN (fases):

A. Intimidad.

Nota: Las personas que obtienen una visión de parte de Dios han pasado tiempo con Él en ado­ración, quietud, privacidad y reflexión (intimidad). Esta unión le da a Dios la oportunidad de hablar y revelar lo que Él quiere que el líder haga. Él planta la semilla-visión dentro de usted.

B. Concepción.

Nota: Cuando Dios le revela a usted una visión, viene en forma de semilla y debe crecer dentro de usted. Él planta una visión en usted, y en el principio tal vez no esté muy clara, ni com­pletamente formada.

C. Gestación.

Nota: Este es el período más largo de todo el proceso (9 meses). Durante este tiempo, el líder se identifica con el problema, intercede por la gente, e interviene en el proceso. La visión se está for­mando dentro del líder y experimentará cambios (cómo la madre durante el embarazo).

D. Labor.

Nota: Esta etapa es frecuentemente la más dolorosa. Justo antes de que la visión dé a luz, la labor se vuelve dura (dolores de parto). El enemigo frecuentemente viene a robar la visión justo antes de que suceda trayendo dolor y lucha. La pelea se intensifica, quiere que nosotros abortemos la visión. No se rinda. La labor de parto es una buena señal de que algo está por suceder.

E. Nacimiento.

Nota: Todos pueden ver el fruto de la oración, planeación y trabajo. De hecho, frecuentemente muchos vienen a celebrar, no los rechaces, invítalos a formar parte, pues la visión crecerá.

III. PASOS PARA CUMPLIR LA VISIÓN DE DIOS:

Mateo 9:35-10:8 marca un punto clave en el ministerio de Jesús. Hasta este punto, Jesús llevaba a cabo su ministerio mientras los discípulos observaban. Observemos el proceso y estrategia que adoptó Jesús al cumplir su visión dada por Dios.

A. Entre en acción en el servicio obediente y comunique la revelación que tiene, Mt. 9:35.

Nota: Jesús no se sentaba por el mar de Galilea esperando que las oportunidades ministeriales le vinieran. Él estaba afuera, hablando con la gente, interesándose en sus vidas. Él servía activamente a las personas donde ellas estuvieran. Jesús “enseñaba y predicaba”, Dios simplemente dice: Obedece lo que ya conoces, y entonces yo te voy a mostrar más.

B. Observe y comprenda la realidad de la condición humana, Mt. 9:36-37.

Nota: Jesús se detuvo lo suficiente para observar y entender la condición de ellos. Jesús vio la necesidad: la gente necesitaba sanidad física, emocional, y espiritual. No había la suficiente gente para llevarles el mensaje de esperanza y sanidad. Su diagnóstico: Mucha cosecha, pocos trabajadores.

C. Elija en oración un equipo y delegue poder para colaborar, Mt. 9:38 y 10:1.

Nota: Así que ¿qué determinó Jesús que supliría esa necesidad? ¡Más trabajadores! Y oró pi­diéndolos. Él necesitaba más trabajadores que se unieran a Él para ayudarle a llevar a cabo Su visión. Así que formó un equipo y les impartió poder para ayudarle.

Conclusión: Dios deposita en el corazón humano sueños, visiones, metas, a través de los cuales él está mostrando el propósito de vida. Cuando una vida no tiene sueños, no sabe a dónde ir, y es gobernada por la incertidumbre y el temor. Un líder tiene un sueño, inspirado en Dios, que traerá cambios positivos ahora y en la eternidad. La acción planeada en el corazón de un líder, hará que pase de ser un soñador a ser un conquistador.

Seminario: LIDERAZGO CRISTIANO

Conferencia 4

Introducción: En la historia de la humanidad nos encontramos con grandes tragedias producidas por la inseguridad emocional de los líderes. La falta de carácter para soportar, para confrontar en amor, para perseverar, la ausencia de calidad moral y la baja autoestima, se hacen evidentes en el líder déspota, y que decide pasar por encima de los demás para alcanzar una posición (por ej: Saúl, el rey de Israel…).

Tema: LA SEGURIDAD EMOCIONAL EN EL LÍDER
Prov. 29:12

I. DETECTANDO INSEGURIDAD EN EL COMPORTAMIENTO:

A. Comparación.

Nota: Se ignora el plan específico y particular de Dios. La persona murmura, se queja y juzga a los demás, como menos dignos de las bendiciones).

B. Compensación.

Nota: La persona se siente víctima e inferior y por eso debe compensar, maquina para sacar ventaja. Batalla para obtener lo que quiere, llegando a la deshonestidad y engaño para alcanzar resultados.
“No te impacientes…No tengas envidia…Confía en Jehová…Y habitarás en la tierra, y te apacentarás de la verdad. Deléitate asimismo en Jehová, y él te concederá las peticiones de tú corazón. Encomienda a Jehová tu camino, y confía en él; y él hará… espera en él… No te alteres…Deja la ira.” (Salmos 37:1-8).

C. Competencia.

Nota: Motivado por patrones egocéntricos, trata de realizar más que los otros. Se vuelve obsesivo por construir su propia torre, y hará lo que sea por ganar. Dios nos enseña que cada uno debe responder a Dios por lo que él le ha delegado, Gál. 6:4-5.

D. Compulsión.

Nota: La persona es motivada a obtener la aprobación de los demás; es una persona que busca complacer a la gente, y esto produce desgaste. Debemos ser conscientes de la gracia de Dios, y desechar la autosuficiencia y autopromoción, 1 Cor. 15: 10.

E. Condenación.

Nota: Es la actitud de juicio hacia sí mismo y hacia los otros, por ej: Elías debajo del enebro… pero Dios nos enseña que la justificación y recompensa viene de él, 1 Cor. 4:5.

II. CLAVES PARA LA SEGURIDAD EMOCIONAL:

A. Identifica el origen de la inseguridad, descubre la mentira y decide actuar con la verdad.

Nota: El Señor Jesús tenía clara su identidad y mantenía su seguridad emocional, por ej: Mateo 4:3-4.

B. No deposites tu salud emocional en las manos de alguien más.

Nota: Generalmente las personas cambian sus conceptos sobre otros, influenciadas por las circunstancias y comentarios externos, determinando un sube y baja de opinión.

C. La verdad es un requerimiento para la salud espiritual y emocional.
Nota: Jesús dijo: “conoceréis la verdad y la verdad os hará libre”…

D. La mayor parte de nuestra infelicidad e inseguridad es resultado de las mentiras que creemos.

E. Recuerde que las personas lastimadas, lastimarán a los demás.

F. Tu identidad debe estar unida a Cristo, no a las personas ni a tu desempeño.
G. Descubre los dones en ti y practica el propósito de Dios para tu vida.

III. LA DIFERENCIA ENTRE SAÚL Y DAVID, FUE LA SEGURIDAD EN DIOS:

A. Saúl en tiempo de batalla, dijo: “Yo he pecado; pues he quebrantado el mandamiento de Jehová y tus palabras, porque temí al pueblo y consentí a la voz de ellos” (1 Sam. 15:24).

B. David en tiempo de batalla, dijo a Goliat: “Tú vienes a mí con espada y lanza y jabalina; mas yo vengo a ti en el nombre de Jehová de los ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a quien tú has provocado. Jehová te entregará hoy en mi mano, y yo te venceré” (1 Sam 17:45-46).

Seminario: LIDERAZGO CRISTIANO

Conferencia 5

Introducción: Gail Devers, atleta norteamericana en 1988 clasifica para los olímpicos, pero le aparece la enfermedad de Grave… Quimioterapias… a punto de amputarle la pierna… ella luchó y participó en los Olímpicos de 1992 en Barcelona y gana medalla de oro en los 100 mts, y nuevamente en 1996 en Atlanta. De su experiencia hacen una película, convirtiéndose en ejemplo para miles… no se rindió, ella luchó…

Tema: EL LÍDER Y LAS DIFICULTADES

I. LA REALIDAD DE LOS OBSTÁCULOS, Rom. 8:31-39.
A. Es necesario desechar el temor, Jer. 1:8.
Nota: Dios también se lo dijo a Abram: “No temas, Abram, yo soy tu escudo y tu recompensa será muy grande”, y a Jacob: “yo soy el Dios de tu Padre, no temas descender a Egipto, porque allí haré de ti una gran nación” y a Josué: “no temas, ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo dondequiera que vayas”. Entonces vemos que cuando Dios quiere llevar a sus hijos a nuevos niveles y conquistas, pone delante de ellos desafíos, surge el temor, pero Dios nos asegura Su presencia y poder para seguir adelante.

B. Dios nos da la fuerza para superar las adversidades, Heb. 12:2.

Nota: Jesús dijo: “en el mundo tendréis aflicción, pero confiad yo he vencido al mundo”, Jesús no prometió la ausencia de dificultades, pero sí prometió su fuerza y compañía para vencerlas.
El problema no es el obstáculo, sino la actitud frente a él. El líder ve un problema como una oportunidad. El corazón egoísta siempre usará las excusas para justificar el estancamiento, la desobediencia, y sus miedos.

II. LA REALIDAD DE LA VICTORIA:
A. Es fundamental asimilar la voluntad de Dios, Hch. 16:6-10.
“les fue prohibido por el Espíritu Santo hablar la palabra en Asia… intentaron ir a Bitinia, pero el Espíritu no se lo permitió… y cuando tuvo la visión dieron por cierto que Dios los enviaba a Macedonia”
Nota: En el capítulo anterior, se da la separación de Pablo y Bernabé, y cuál fue la actitud de Pablo: no renegó, ni se quedo llorando, sino que permitió a Dios dirigir su vida, y en esa guianza divina, fundó varias iglesias: Filipos, Tesalónica, Corinto, Éfeso…

B. Un fracaso debe servirnos para:
1. Rectificar,
2. Buscar la ayuda y dirección del Señor,
3. Crecer.
Nota: Elías oró siete veces por lluvia, hasta que llegó. Tomás alba Edison, miles de bombillas quemó, antes de prender la primera…

C. Actitudes de un vencedor:
1. No se deje limitar por el temor, 2 Tim. 1:7.
2. Aprenda a traer delante de Dios todas sus necesidades, 1 Pedro 5:7.
3. Si fracasó, no se quede en el suelo, levántese.
4. Busque la sabiduría de Dios para reconocer los errores propios, antes de culpar a otros.
5. Tenga siempre presente: “los hijos de Dios no estamos destinados a ser fracasados, sino a ser más que vencedores”.

Conclusión: Debemos ser conscientes de que enfrentaremos dificultades, adversidades y que Dios ha prometido ayudarnos, darnos su fuerza para vencer. Se requiere ver la dificultad cómo una oportunidad para crecer, para conocer más a Dios. Debemos apropiarnos de una verdad: Dios nos ha llamado a vencer, en él podemos alcanzar la victoria.

CARACTERÍSTICAS DE UN LÍDER CRISTIANO

No cualquier persona puede establecer una clínica médica, o establecer una firma de ingenieros o arquitectos. Las personas que quieran ejercer dichas profesiones, deben haber cursado estudios universitarios acerca de la materia. De lo contrario un falso médico podría matar a muchas personas, o un supuesto ingeniero podría diseñar edificios que se caigan y matar a mucha gente. La obra de Dios es mucho más delicada que estas profesiones, existen algunas características que se deben poseer para poder ministrar en la casa de Dios, de lo contrario todo será un caos…

Texto bíblico: 1 Timoteo 3:2-7.

“Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar; no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro; que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad (pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?)…”

INTRODUCCIÓN: Viendo la sección de anuncios para empleos en uno de los periódicos de mayor circulación de esta ciudad, me llamo poderosamente la atención la diversidad de puestos de trabajo que se ofrecen cada día. Hay una gran variedad de tamaños de requisitos y beneficios. Los más pequeños dicen algo así como: ” Se necesita joven chispudo (de iniciativa) para hacer mandados”. Y no da mayores detalles.

Pero hay otros anuncios que llenan toda la página, y dicen en letras grandes “Empresa de sólido prestigio internacional contratará a un gerente general para el área Centroamericana”, y aparecen los beneficios que recibirá la persona que ocupe este puesto. Uno piensa, que va hacer esa persona con tanto dinero. Pero al ver la lista de los requisitos, uno sabe que muy pocas personas podrán optar el cargo, pues los requisitos van desde tener dos títulos universitarios, conocimiento de tres idiomas, experiencia en puestos similares de varios años y veinte condiciones más. Sucede que si esa persona no está capacitada para el puesto podría echar a perder muchos millones de dólares o posiblemente toda la empresa.

No cualquier persona puede establecer una clínica médica, o establecer una firma de ingenieros o arquitectos. Las personas que quieran ejercer dichas profesiones, deben haber cursado estudios universitarios acerca de la materia. De lo contrario un falso médico podría matar a muchas personas, o un supuesto ingeniero podría diseñar edificios que se caigan y matar a mucha gente. La obra de Dios es mucho más delicada que estas profesiones, existen algunas características que se deben poseer para poder ministrar en la casa de Dios, de lo contrario todo será un caos.

I. NATURALEZA DEL TRABAJO: Veamos la descripción del trabajo a realizar.

A. BUENA OBRA DESEA:

Desde la antigüedad Satanás ha tratado de denigrar al obrero cristiano, haciéndolo quedar como un ridículo que no tiene otra cosa que hacer, o una persona ambiciosa de poder. La verdad es que el enemigo sabe lo útil que es un individuo en las manos de Dios. Pablo dignifica aquí el trabajo del hombre de Dios, afirmando que es una buena obra, la mejor obra que el ser humano pueda hacer.

B. OBISPADO:

La palabra obispo viene de la unión de dos palabras griegas que son Epi = sobre y
Scopos = vista. De lo cual deducimos que un Episcopo es aquel que tiene la vista
sobre otros, es decir un supervisor. Si usted ha sido llamado a trabajar por el
señor en el liderazgo, usted ha sido llamado a ser Episcopo, es decir, a velar por
la vida espiritual de otras personas. , •
Pero si usted va a velar por otros usted debe entonces ser un cristiano ejemplar.
Veamos cuales son las características que debe poseer un obispo.

II. CARACTERÍSTICAS DE UN LÍDER

A. CARACTERÍSTICAS DE VIDA INTERIOR:
“Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar; no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro; que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad (pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?); no un neófito, no sea que envaneciéndose caiga en la condenación del diablo. También es necesario que tenga buen testimonio de los de afuera, para que no caiga en descrédito y en lazo del diablo”, 1 Timoteo 3:2-7.

1. Irreprensible: El líder debe tener buen testimonio en la casa de Dios, ser irreprensible significa que no tenga actitudes por las cuales haya que Llamarle la atención. Debe ser ejemplo en todo.

2. Marido de una sola mujer: hombre de Dios debe ser un ejemplo de
moralidad; su vida sentimental debe ser ordenada y digna de imitar: si es
casado debe respetar a su esposo (a) y guardarse de la poligamia o de la
promiscuidad (adulterio o fornicación).
Si es soltero debe igualmente cuidar la manera en que se conduzca
sentimentalmente pues sería muy penoso que se mostrara inestable
emocionalmente o que se comporte con un novio o novia como si fuera
su esposo o esposa. El noviazgo de un líder debe también ser ejemplar.

3. Sobrio: El antónimo de sobrio es ebrio. Un ebrio no tiene control de si mismo, por lo que hace y dice cosas de las cuales después tiene que arrepentirse. Es necesario que el líder sea sobrio, es decir dueño de sí mismo, evitando los extremismos emocionales.

4. Prudente: La prudencia implica sabiduría y discreción, la sabiduría no es acumulación de conocimiento Bíblico, es la aplicación de ese conocimiento a la vida real. La discreción debe ser parte de la vida del siervo de Dios. Muchas veces, a través de una consejería, usted se enterará de cosas que nadie debe saber, y usted, debe ser una tumba que no deje escapar ninguna información, eso es prudencia.

5. Decoroso: Esta característica tiene que ver con la imagen que el líder proyecta a la comunidad. Debe ser una persona honorable digna de respeto. Tiene mucho que ver con el arreglo personal. Debe dar una imagen de limpieza y orden interior. En los varones pedimos que a cada una de las reuniones asistan con corbata, y en las mujeres pedimos que cuiden de su vestuario para no parecer provocativo al usar pantalones, faldas cortas, escotes, etc. Debemos reflejar con nuestro vestuario, el cambio que Jesús ha hecho en nuestros corazones.

6. Hospedador: En aquellos días de persecución, la hospitalidad era vital para La sobre vivencia y una de las marcas del siervo de Dios. Hoy en día es necesario que usted tenga un corazón abierto para brindar ayuda al que la necesite, material o espiritualmente hablando.

7. Apto para enseñar: Esto nos habla de la habilidad que debe tener el líder para manejar las Escrituras. El hombre de Dios debe ser diestro en el manejo y la exposición de la escritura, para poder alimentar a su rebaño. Más adelante dedicaremos una sección completa para explicarle cómo exponer el mensaje evangelístico. Por el momento queremos recomendarle que escudriñe las Escrituras y ponga doble atención en cada mensaje, pues nadie puede enseñar aquello que no sabe.

8. No dado al vino: No podemos concebir a un líder de Dios ebrio, pues la Ebriedad viola los preceptos de Dios para aún el cristiano. (Romanos 13:12, 1 Corintios 5:11, Efesios 5:13, 1 Pedro 4:1-5).

9. No pendenciero: La Escritura aquí se refiere a aquellas personas que siempre están listas a responder a una agresión física o verbalmente. El pendenciero es un pleitista. El hombre de Dios debe ser una persona de paz, que sepa controlarse en momentos de tensión. Debe reflejar la paz con Dios.

10. No codicioso de ganancias deshonestas: Sería muy peligroso que un siervo de Dios deseara tanto el dinero, que estuviera dispuesto a hacer cualquier cosa, aun ser deshonesto, con tal de conseguirlo. Aun en nuestra vida económica debemos ser ejemplo, pedir dinero prestado sin pagarlo es deshonestidad, girar un cheque sin fondos, tomar algo a crédito y no pagarlo es deshonestidad.

11. Amable: La palabra que se traduce como amable es “epiekeia” que significa ceder o abstenerse, y hace referencia a que el líder debe saber aplicar, no la ley en seco, sino el espíritu de la ley. Un buen líder sabe cuando se rompe una regla, por amor a uno de sus seguidores. No debemos ser tan radicales que con las reglas causemos dolor a las ovejas del Señor, si hay algo que debemos discutir podemos hacerlo en base a las reglas o en base al amor. Ser amable es saber aplicar el amor.

12. Apacible: Apacible es un hombre que destila e irradia paz. Ser apacible es la capacidad de tolerar y aceptar el punto de vista de otros. Un líder sin esta característica, creará divisiones en el mismo cuerpo de Cristo. Esta tolerancia no se refiere a tolerar falsas doctrinas, sino algunas diferencias no fundamentales dentro de la familia de Dios.

13. No avaro: La avaricia es idolatrar el dinero. Hay personas que aman tanto el dinero que lo han convertido en su Dios. No es que el dinero sea malo en si mismo, sino el amor al dinero es el pecado. Nosotros debemos saber que el dinero es solo un medio de vida y no un fin en sí mismo; todo lo que vemos le pertenece sólo a Dios; “Cuando El nos pide es porque nos quiere dar, y cuando nos da, es que nos quiere pedir”. El líder debe ser ejemplo de generosidad.

B. CARACTERÍSTICAS DE SU VIDA EN EL HOGAR:

Que gobierne bien su casa: Llama poderosamente la atención que el apóstol Pablo, no pide que el líder no sea un buen trabajador, un buen estudiante o un empresario de éxito, sino no que gobierne bien su casa, porque la iglesia no es una empresa o asociación, sino una familia. Si usted quiere saber cómo va a manejar un líder su grupo, observe su familia vs. 5 “Pues el que no sabe gobernar su casa, como cuidará de la iglesia de Dios”. Una de las características fundamentales para que un hombre de Dios tenga éxito en su grupo, es que cumpla bien su función en el hogar, si usted es padre, tiene que tener a sus hijos en sujeción, si es madre debe cumplir su papel de ayuda idónea, si es hijo debe desempeñar bien ese papel respetando, honrando y obedeciendo a sus padres.

C. CARACTERISICAS DE SU VIDA EN LA IGLESIA:

No un neófito: Hay personas que a pesar de estar por mucho tiempo en las filas del ejército del señor, nunca maduran. Siempre son niños espirituales; esos no son aptos para servir en la iglesia, quien va a servir no debe ser un neófito es decir un nuevo inmaduro, sino debe ser una persona con madurez cristiana. De lo contrario siempre habrá el peligro que caiga en el lazo del diablo por desánimo o por orgullo. La madurez viene como resultado de nuestro sometimiento a Dios y de la disposición nuestra a que él obre en nuestras vidas.

D. CARACTERÍSTICAS DE SU VIDA EN LA CALLE.

Buen testimonio de los de afuera: El último de los requisitos es que los de
afuera tengan un buen concepto del que va a ser puesto como líder en la iglesia.
Qué triste seria que los vecinos y amigos del nuevo líder fueran los primeros
sorprendidos al saber que él ha sido ordenado como líder. Debemos ser
ejemplo no solo en la iglesia sino fuera de ella. Nuestros compañeros de trabajo
y compañeros de estudio deben reconocer que en nosotros hay algo especial: la
presencia del Espíritu Santo.

CONCLUSIÓN: Entregue al Señor las áreas que usted necesita mejorar, y ponga todo su empeño en corregir esas cosas. Cuando trabajamos en nosotros, en nuestro carácter, entonces nos convertimos en candidatos idóneos para glorificar a Dios con nuestro servicio. Adelante, Dios te necesita.

Invalid or expired token.